Inicio

Examen de la huella de carbono basado en el análisis del ciclo de vida de un material

29/07/2020

Según un reciente informe del Imperial College of London los plásticos representan el 3,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, pero es un error suponer que los materiales de embalaje alternativos funcionarían mejor, y es importante considerar los beneficios derivados del uso de plásticos.

Los resultados pueden variar significativamente de un estudio a otro, dependiendo de los parámetros y supuestos analizados. Por ejemplo, el riesgo de producir más desperdicio de alimentos debido al diseño del envase y la vida útil no siempre se considera en los análisis del ciclo de vida (ACV).

En este estudio que compartimos hoy, se identificaron y revisaron un total de 73 publicaciones sobre el ACV que comparan diferentes tipos de envases. Los resultados indican que en la mayoría de los casos en que se utilizan los envases de plástico, funcionan mejor que sus alternativas, y principalmente debido a que los plásticos son materiales ultraligeros.

Adicionalmente hay que tener en cuenta que, al analizar y valorar los resultados del ACV, la distancia y el método de transporte, las fuentes de generación de electricidad, la forma y el peso del embalaje, influyen significativamente caso por caso.

Diferentes envases

La gran mayoría de las resinas plásticas provienen del petróleo, y requieren de una extracción y destilación. Luego estas resinas se transforman en productos y se transportan al mercado. Todos estos procesos emiten gases de efecto invernadero, ya sea directamente o por medio de la energía requerida para su transporte. La huella de carbono de los plásticos continúa después de su fin de vida, desde el vertido, incineración, reciclaje y compostaje (para ciertos plásticos).

Al observar en la actualidad el ciclo de vida completo de los plásticos a base de combustibles fósiles, casi dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero se producen en las primeras etapas, desde la extracción de combustibles fósiles hasta la producción de resina, mientras que la conversión de la resina en tuberías, botellas, bolsas y otros productos genera poco menos de un tercio de sus emisiones. Esto indica que existen altos beneficios en torno a las emisiones de C02 al reciclar los plásticos, evitando, así, el 61% de las emisiones de gases de efecto invernadero tanto del proceso de extracción como de producción de resina. 

Life cycle emissions

Existe un impacto de los plásticos en el medio ambiente, pero su aplicación para el envasado ofrece muchos beneficios medioambientales:

  1. El plástico es un material versátil que puede hacerse fácilmente delgado y ligero. Es duradero y proporciona protección contra los elementos contaminantes. Reduce el desperdicio de alimentos al preservar los alimentos y aumentar su vida útil por mucho tiempo. Protege los alimentos contra plagas, patógenos y humedad. Los envases de plástico son más flexibles y ligeros que las alternativas como el vidrio y el cartón, lo que reduce los costes de transporte y las emisiones de carbono que conllevan.
  2. Sin un envase es más probable que los alimentos se dañen y se vuelvan inutilizables. Dado que el desperdicio de alimentos contribuye al cambio climático, el consumo de agua y energía, la deforestación y la pérdida de biodiversidad, cada esfuerzo que hacemos para mitigar esos efectos genera una gran diferencia, y los envases de plástico ayudan a que eso sea posible. 
  3. El envase de plástico es útil para mantener los productos frescos y aislados. Quitar el plástico por completo de nuestro suministro de alimentos puede no ser la mejor solución cuando se trata de proteger el medio ambiente y conservar recursos valiosos. El envase de plástico se usa en la cadena de suministro de alimentos porque apoya la distribución segura de alimentos en largas distancias y minimiza el desperdicio de alimentos al mantener los alimentos frescos por más tiempo. Por ejemplo, el uso de solo 1,5 gr. de plástico para envolver un pepino puede extender su vida útil de tres días a catorce y la venta de uvas en bolsas de plástico o bandejas ha reducido el desperdicio de uvas en la tienda en un 20%.

Elongación vida útil pepino con plástico

El impacto de la huella de carbono de las botellas de plástico en comparación con otros envases.

Todos los envases de alimentos y bebidas, ya sean de plástico u otro material, tienen un impacto ambiental. Se hace mucho hincapié en los residuos plásticos y la contaminación, pero también se deben considerar otros impactos como las emisiones de carbono al determinar qué materiales son los más adecuados para diferentes aplicaciones de embalaje. Al considerar un menor uso de los plásticos es importante tener en cuenta la huella de carbono de las alternativas que podrían reemplazar al plástico, como el papel, el aluminio o el vidrio.

Hay que destacar que, las latas de aluminio y los envases de cartón, a pesar de que a menudo se representan como alternativas a las botellas de plástico, todavía contienen cantidades considerables de plástico en sí mismas. Las latas a menudo tienen un cierre de plástico complejo que pesa alrededor de 4 gr. (casi la mitad del peso de una botella de plástico de un solo uso); los envases de vidrio generalmente incluyen una tapa de plástico relativamente pesada - 14 gr., (sólo esa pequeña parte pesa más que una botella de agua); y los envases hechos de cartones multicapa suelen incluir casi 10 gr. de plástico (aproximadamente el peso de una botella de agua de plástico) 15. Adicionalmente, prácticamente todas las latas de metal utilizadas para productos alimenticios y bebidas están forradas en el interior con un recubrimiento que utiliza Bisfenol A (BPA) como material protector base, mientras que la mayoría de las botellas de plástico están hechas de plástico, Tereftalato de Polietileno (PET), que no contiene BPA.

Para ilustrar la diferencia de los impactos de CO2 de la producción de botellas a partir de plásticos y materiales alternativos, calculamos las emisiones de carbono en las que se habría incurrido en 2016 si cada botella de PET de 500 ml producida en todo el mundo fuera reemplazada por un material alternativo. Los resultados se muestran en la Tabla 1 y la Figura 2.

Tabla 1_gases de efecto invernadero_comparativa envase lástico 500 ml vs envases alternativos

Tabla 2_gases de efecto invernadero_comparativa envase lástico 500 ml vs envases alternativos

Análisis del ciclo de vida (ACV)

El análisis del ciclo de vida de un material se considera cada vez más como un concepto clave para garantizar la sostenibilidad de la producción y el consumo de recursos. A lo largo de los años, la evaluación del ciclo de vida se ha utilizado para evaluar los productos desde lo que llamamos “de la cuna hasta la tumba", es decir, desde la extracción de recursos hasta la gestión del final de la vida de un bien. 

Esta evaluación ha sido formalizada por la Organización Internacional de Normalización (ISO), en Ginebra, Suiza. El ACV se basa en un proceso iterativo con cuatro pasos, es decir, definición de objetivos y alcances, análisis de inventario, evaluación de impacto e interpretación.

ACV proporciona una metodología cuantificada para evaluar el desempeño ambiental de bienes y procesos. El estudio ACV generalmente comienza con la extracción de materia prima y termina con los productos finales que salen de la puerta de la fábrica. Es lo que se denomina un estudio “de la cuna a la tumba” que comienza con la extracción de materia prima y termina con la eliminación del producto en vertederos, incineración o reciclaje. Un estudio de principio a fin que comienza con el mismo proceso y considera no solo la disposición final sino también la recuperación de energía de la incineración o el reemplazo de la materia prima debido al reciclaje de los productos estudiados.

La mayoría de los ACV realizados para diversos usos plásticos muestran que el plástico funciona mejor que las alternativas desde una perspectiva de carbono. Incluso si, a igualdad de peso, algunos tipos de plástico tienen una mayor huella de carbono que otros tipos de envases, se usa menos cantidad para reducir el impacto general, ya que el plástico es ligero. El plástico funciona mejor la mayor parte del tiempo (por ejemplo, el polietileno de baja densidad o las bolsas tejidas de polipropileno, tienen un mayor impacto climático y energético que el papel, pero son más duraderos y se aprovechan más). Varios estudios han demostrado que muchos materiales utilizados como alternativas al plástico en los envases, como el algodón, el vidrio, el metal o los bioplásticos, tienen un impacto de CO2 o uso de agua significativamente mayor en comparación con los envases de plástico. 

Tabla 3_comparativa envases plásticos con envases alternativos

 

La importancia del reciclado

Los materiales reciclados reciclaje siempre ganan a la producción virgen en todos los indicadores ambientales. Para los plásticos, parece haber consenso en que el reciclaje ahorra entre un 30% y un 80% de las emisiones de carbono que genera el procesamiento y la fabricación de plástico virgen.

Si se reciclara todo el plástico, esto podría generar un ahorro medio anual de 30 a 150 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a detener entre 8 y 40 centrales eléctricas de carbón en todo el mundo.

Teniendo en cuenta que solo alrededor del 9% de los plásticos se reciclan actualmente en todo el mundo, hay mucho por hacer para mejorar las cosas.

Aumentar el reciclaje de plásticos tiene el potencial de:

  1. Frenar el crecimiento del ciclo de vida de las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) de los plásticos.
  2. Evitar que entren en el medio marino. 

Algunos ACV mantienen la suposición de que todos los productos se recogen, se reciclan y se reutilizan en la fase de “fin de vida”. La realidad, sin embargo, no es tan simple y a menudo depende de la tasa de reciclaje dependiendo de la ciudad o país en particular. El escenario de fin de vida tiene un gran impacto en los resultados de ACV y en lo que se puede hacer para reducir los impactos. En muchos estudios queda recogido que los sistemas de reciclaje de envases de PET en circuitos cerrados funcionan muy bien, recibiendo una alta tasa de PET reciclado. 

ciclo de vida de un material